¿Qué pasa en nuestro cerebro cuando estamos enamorados?

el cerebro en enamoramiento

El amor es como una “adicción”

El amor, ese sentimiento tan venerado y misterioso, tiene sus raíces profundamente arraigadas en el núcleo mismo de nuestra biología cerebral. Investigaciones lideradas por la renombrada antropóloga Helen Fisher y su equipo han arrojado luz sobre este enigma, equiparando el enamoramiento a una forma de “adicción” bioquímica.

Los estudios, que emplearon resonancia magnética funcional para escudriñar el cerebro de los enamorados, revelaron que ciertas regiones cerebrales, como el área tegmental ventral derecha y el núcleo caudado derecho, se encienden con fervor al exponer a los sujetos a imágenes de sus amados. Estas áreas actúan como verdaderas fábricas de dopamina, el neurotransmisor conocido como el “químico de la felicidad”.

Lucy L. Brown, colaboradora de Fisher y destacada neurocientífica, compara este estado amoroso con una “euforia de drogas”, señalando que, de hecho, el amor recluta el mismo sistema neural que la cocaína para sumergirnos en su embriagador influjo.

¿Qué le sucede a tu cerebro cuando estás enamorado?

Pero, ¿qué ocurre exactamente en el cerebro cuando nos encontramos inmersos en las profundidades del amor? Un elaborado elixir químico se desata: la oxitocina, la vasopresina, la norepinefrina y los opioides, todos se despliegan en una sinfonía de reacciones bioquímicas, comúnmente denominada la “hormona del amor”.

La norepinefrina, en particular, orquesta una sinfonía de síntomas físicos, desde el aumento de la frecuencia cardíaca hasta la ansiosa expectación, típica de los primeros estadios del enamoramiento.

Por otro lado, la vasopresina y la oxitocina, las artífices de una conexión emocional profunda, incitan un instinto ancestral de protección y cuidado. Todas estas sustancias operan en armonía con la dopamina, cuya presencia es esencial para engendrar esa euforia característica del amor romántico, según señala Brown.

En última instancia, el amor romántico se revela como un sofisticado sistema de supervivencia, intrínsecamente vinculado a nuestra biología más primitiva. Es parte de un repertorio básico de comportamientos que nos impulsan a perpetuar nuestra especie, en simbiosis con el deseo sexual, para transmitir nuestros genes a las generaciones venideras.


Cuando una persona está enamorada, su cerebro experimenta una serie de cambios neuroquímicos y actividad neuronal que contribuyen a la experiencia emocional del amor.

Algunos de los aspectos clave incluyen:

  1. Activación del sistema de recompensa: Cuando estamos enamorados, áreas del cerebro asociadas con la recompensa y el placer, como el núcleo accumbens y la corteza prefrontal ventral, se activan. Esto genera sensaciones de felicidad y bienestar cuando estamos con la persona amada.
  2. Aumento de la dopamina: La dopamina es un neurotransmisor asociado con el placer, la motivación y el deseo. En el cerebro de una persona enamorada, los niveles de dopamina tienden a aumentar, lo que contribuye a la sensación de euforia y la motivación para buscar y mantener la relación.
  3. Reducción del cortisol: El cortisol es una hormona relacionada con el estrés. Cuando una persona está enamorada, los niveles de cortisol tienden a disminuir, lo que puede contribuir a una sensación general de calma y bienestar.
  4. Aumento de la oxitocina y la vasopresina: Estas son hormonas asociadas con la formación de vínculos sociales y emocionales. Se liberan durante el contacto físico, como los abrazos y los besos, así como durante momentos de intimidad emocional. La oxitocina y la vasopresina pueden fortalecer los lazos emocionales entre dos personas enamoradas.
  5. Activación de áreas asociadas con la empatía y la conexión emocional: El amor romántico está relacionado con la activación de áreas del cerebro asociadas con la empatía y la comprensión emocional, como la ínsula anterior y el córtex cingulado anterior. Esto puede hacer que las personas se sientan más conectadas emocionalmente con su pareja y sean más sensibles a sus necesidades y emociones.

Estar enamorado involucra una compleja interacción de procesos neuroquímicos y actividad cerebral que contribuyen a la experiencia emocional del amor.


Beneficios psicológicos y físicos de estar enamorado

Estar enamorado puede tener una serie de beneficios tanto psicológicos como físicos para las personas:

Beneficios psicológicos:

  1. Mayor felicidad y bienestar emocional: El amor romántico puede generar sentimientos intensos de felicidad, alegría y satisfacción emocional.
  2. Reducción del estrés y la ansiedad: El apoyo emocional y la intimidad que se experimentan en una relación amorosa pueden ayudar a reducir los niveles de estrés y ansiedad.
  3. Mejor autoestima y sentido de valía: Sentirse amado y deseado puede aumentar la autoestima y mejorar la percepción de uno mismo.
  4. Mayor sentido de pertenencia y conexión social: Estar en una relación amorosa puede proporcionar un sentido de pertenencia y conexión emocional, lo que puede ser fundamental para el bienestar psicológico.
  5. Mayor motivación y satisfacción en la vida: El amor puede servir como una fuente de motivación y energía positiva, lo que puede llevar a una mayor satisfacción general en la vida.

Beneficios físicos:

  1. Menor riesgo de enfermedades cardiovasculares: Algunos estudios han demostrado que las personas en relaciones amorosas tienden a tener una presión arterial más baja y un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  2. Fortalecimiento del sistema inmunológico: El amor y la intimidad pueden estimular el sistema inmunológico, lo que puede ayudar a combatir enfermedades e infecciones.
  3. Alivio del dolor: La liberación de endorfinas y otros neurotransmisores asociados con el amor puede ayudar a reducir la percepción del dolor y aumentar la tolerancia al mismo.
  4. Mejor calidad del sueño: Sentirse seguro y apoyado en una relación amorosa puede contribuir a una mejor calidad del sueño y a dormir más profundamente.
  5. Aumento de la longevidad: Algunos estudios sugieren que las personas en relaciones amorosas tienden a vivir más tiempo y tener una mejor salud en general en comparación con aquellas que están solteras o no tienen relaciones estables.

En resumen, estar enamorado puede tener una serie de efectos positivos tanto en el bienestar psicológico como en la salud física de las personas, contribuyendo a una vida más plena y satisfactoria.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *